TEATRO

¡Alegrías las justas!

¡Alegrías las justas! Que bastaste bonita es la vida ya de por sí.

(Estreno Teatro Alfíl. Temporadas en el Pequeño Teatro Gran Vía y Teatro Lara, Madrid.)
Protagonizada por Roser Pujol y Maika Jurado, con textos de José Sanchis Sinisterra, Yolanda García Serrano y Félix Sabroso, entre otros autores, es una hilarante comedia donde se repasan algunas de” las grandezas del absurdo cotidiano” .

SINOPSIS

Una hilarante comedia donde se repasan algunas de las grandezas del absurdo cotidiano. Un reflejo del contexto actual que conduce a sus personajes hacia situaciones extremas y surrealistas, llevando al espectador a absurdos divertidos mientras le hacen recapacitar sobre el sentido de la vida y las relaciones humanas.

DEL DIRECTOR:
El sabor agridulce con el que se afronta el día a día aparece plasmado en cada una de las historias que los diferentes personajes femeninos interpretan, empujando al espectador hacia una realidad que se presenta sin más artificios que los toques humorísticos que las acompañan.
La adicción a las nuevas tecnologías, las leyes que rigen el mercado económico actual, la doble moral tan instalada en nuestra sociedad o los convencionalismos sociales se proyectan sobre las protagonistas trasladándose hacia situaciones cotidianas que invitan a la reflexión sobre aquellos aspectos de la vida que muchas veces pasan desapercibidos.
Por pura supervivencia, que el humor nos acompañe.
Quino Falero

EQUIPO

Autores: José Sanchis SinisterraFélix Sabroso, Yolanda García Serrano, Denny Horror, Jaime Pujol, José Ignacio Tofé, Ignacio del Moral, Antonio Zancada, Paco Tomás y Carlos Molinero.
Reparto: Maika Jurado y Roser Pujol.
Director: Quino Falero.
Escenografía y vestuario: Mónica Morán (Missmonnipenny).
Iluminación: Pau.
Espacio sonoro: Metáfora Galaxia.
Producción: Cía. Come y Calla.

PRENSA

  • "Quino Falero enhebra con la intención y el ritmo preciso, atento siempre a la eficacia cómica". 
    "Un espectáculo fresco, irreverente, cáustico, crítico y sobre todo, muy divertido".  
    "Dos payasa de primera (...) que demuestran una versatibilidad interpretativa a prueba de bombas"
    ABC Juan Ignacio García Garzón.

 

  • Mujeres de par en par.
Este menú multiautoral ofrece, en una variada y ágil sucesión de escenas, diversas perspectivas cómicas de la condición femenina, perfiles humanos construidos con la verdad de la observación y el apunte social, y amasados con un humor que va desde la sátira certera al absurdo descacharrante. El resultado es el espectáculo poliédrico, fresco, desinhibido, irreverente, caústico, crítico y, sobre todo, muy divertido. Mujeres presentadas a pares y mujeres de par en par, enfrentadas a situaciones delirantes, esclavas de la moda o del móvil, troqueladas en estereotipos que escapan del dibujo y salen por peteneras entre las risas del respetable.
En este ramillete de damas desquiciadas nos encontramos, por ejemplo, con una estupefaciente conversación "face to face" entre Mona Lisa y la Maja de Goya, que firma Yolanda García Serrano; una vitriólica sesión de manicura salida del caletre de Denny Horror, que juega con la corrección política y la incorrección de alguna señora metida en políticas; el diálogo tejido por Ignacio del Moral entre dos vendedoras de palomitas cansadas de la mentira de los finales cinematográficos felices; la reclamación de una pija en un supermercado que Carlos Molinero convierte en un "strip-tease" de miserias cubiertas con harapos de aires de grandeza; o, de nuevo con la firma de Denny Horror, el afilado y estupendamente resuelto encuentro doméstico de la Parca y una futura difunta, que cierra el montaje.
Quince cuadros de distinto tono, entidad y alcance que Quino Falero enhebra con la intención y el ritmo precisos, atento siempre a la eficacia cómica, y servidos por dos payasas de primera, Maika Jurado y Roser Pujol, que saben pulsar con habilidad endiablada los resortes de la risa y demuestran una versatilidad interpretativa a prueba de bombas
ABC del OCIO - En Escena. (edición papel) Juan Ignacio García Garzón.
-----------------------------------------
  • Grandezas del absurdo cotidiano.
Que el arte escénico no atraviesa su mejor momento en este país no se puede negar. Las circunstancias no acompañan. Ya se ha disertado mucho sobre el asunto y es absolutamente justo y necesario que se continúe haciendo. Pero mientras esto sucede muchos artistas se enfrentan a una asfixiante realidad repleta de trabas, de negativas, de imposibilidad de llevar a cabo sus proyectos. Aún así, no podemos rendirnos. Ahora no. Ahora menos que nunca. Es tiempo de agudizar el ingenio, de buscar nuevas fórmulas de acercarse al público, de abrir con ilusión y esfuerzo las puertas que se nos han ido cerrando.
Alegrías las justas (que bastante bonita es la vida ya de por sí) es un claro ejemplo de que si se quiere se puede. Un espectáculo redondo que posee lo único imprescindible para llegar a serlo: buenos textos, buenas actrices y buen director. Tristezas y alegrías de la vida cotidiana aderezadas con pequeñas dosis de cinismo y humor negro se dan de la mano en esta singular función que rezuma inteligencia y mordacidad a partes iguales.
Maika Jurado y Roser Pujol dan vida a un sinfín de personajes en este montaje compuesto de varias piezas cortas. Absolutamente destacable el trabajo de estas dos actrices sobre las que recae el peso de un espectáculo que no se esconde tras una gran escenografía o una iluminación deslumbrante.
Grandes nombres asumen la autoría de cada una de las piezas. José Sanchis Sinisterra, Yolanda García Serrano o Félix Sabroso son sólo algunas de las figuras destacadas que están detrás de unos textos que, sin duda, son uno de los puntos fuertes del montaje. La dirección recae en Quino Falero, quien, a pesar de su juventud, cuenta con una dilatada experiencia en este campo.
Absolutamente recomendable.
Iván Artiles elclubexpress.com
----------------------------------------------------
  • AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS. "ALEGRÍAS LAS JUSTAS", UN DIVERTIMENTO LLENO DE CRÍTICA; ACIDEZ, DESCREIMIENTO Y HUMOR EN EL TEATRO ALFIL DE MADRID.
Palabra y actor. No se trata de una función sobre las dificultades específicas de la mujer en estos días -que también-, sino sobre la problemática del ser humano, tan sacudido por la actualidad. Porque es una función actual, sobre lo que está pasando ahora mismo. Como un documental, pero lleno de imaginación, ficción y palabra cuidada. La precariedad laboral, las nuevas formas de explotación, el hundimiento económico, la xenofobia enmascarada, la crisis política e incluso de la Monarquía, todo ello pasa por el escenario en 90 minutos. Con las espléndidas Roser Pujol y Maika Jurado, que cambian de personalidad en los diferentes personajes que encarnan en cuestión de segundos en un ejercicio interpretativo admirable.
Las actrices van y vienen para transmitirnos que esta difícil vida hay que abordarla con humor y con una importante dosis de mala leche. Eso sucede, por ejemplo, en el primero de los micro-sketches, en el que los personajes tienen como nombres propios "Cacho Cabrona" y "Tonta del Bote". Ese arranque da el tono de la obra. Que culmina en el sketche final, en el que después de tanta penuria, lucha, envidias y dificultades, un mal día llama a la puerta del piso la muerte mientras uno está preparando tranquilamente las lentejas. Entonces el espectador quizás se pregunte por qué se ha reído tanto con la obra, cuando todo es para llorar.
El montaje conecta rápidamente con el espectador. No es que pase la batería: la arranca. El director, Quino Falero, que viene de obtener un éxito importante con "El manual de la buena esposa", recibió al final desde el escenario el reconocimiento de todos. Una gran noche de teatro. Con una obra que dibuja con pulso firme escenas de la vida de la mujer española actual. Mujeres que aparecen como víctimas y verdugos. Ya lo escribió el poeta Claudio Rodríguez: “La vida es alianza y condena”. Y lo dice una de las protagonistas en un momento de la función: “Los hombres están educados en el falocratismo ilustrado”.
Luis Eduardo Siles cineyteatro.es
--------------------------------------------------
  • ‘Alegrías las justas’. Lección aprendida: hay que reírse más.
Una obra de teatro que te hace reír es tiempo bien invertido. Si te hace salir a la calle con un sonrisa, aún más. Pero si además te pide que utilices esas risas para enfrentarte a la vida, entonces has ido a ver Alegrías las justas.
Y es que nuestro día a día tiene muchas cosas para troncharse. Un poco de “reír para no llorar”, sí, pero en definitiva reír: nuestra relación con las empresas, con nuestras familias y con nuestros amigos, la dependencia de la moda, de lo políticamente correcto, de la tecnología y del dinero que no nos da ni para respirar. Y entre perla y perla, conversaciones inverosímiles entre personajes artísticos, animales, políticos y así sin parar… mientras intentas recuperarte de la carcajada.
Sólo dos actrices forman el elenco de esta obra: Roser Pujol y Maika Jurado. Cantan, bailan e interpretan múltiples papeles en un mosaico de microhistorias. Amigas, enemigas, compañeras, desconocidas… Son personajes llevados al límite, hasta la situación más surrealista donde mejor se admira lo absurdo e ilógico de nuestro razonamiento. Un puzzle de historias que reflejan la vida cotidiana con dos cucharadas y media de humor. Una visión sarcástica de nuestro día a día.
El guión es obra de algunos de los mejores autores del momento: Félix Sabroso, Yolanda García Serrano, Denny Horror, Jaime Pujol, José Ignacio Tofé, Ignacio del Moral, Antonio Zancada, Paco Tomás y Carlos Molinero. Guionistas que saben sacarle el jugo al contexto actual con el mejor sabor irónico y mordaz. El texto es impecable y la ejecución aún más.
Y te da qué pensar. Sobre el doble rasero que utilizamos muchas veces para medir, sobre la influencia del qué dirán en nuestros razonamientos y lo poco auténticos que somos en ocasiones. Sin duda, en nuestra propia vida hay mucho por lo que reír.
Empieza riéndote de ti mismo y ¡que el humor te acompañe!
Raquel Teresa hoyenlacity.com

NOTA: En la novedosa sala alternativa La Casa de la portera de Madrid, paralelamente también se presentan cuatro microhistorias de Alegrías las justas en un collage teatral titulado HdC, Historias del Chiscón, dirigido por Quino Falero, Miguel Ángel Cárcano, Rulo Pardo y Diego Sabanés.


GALERÍA DE IMÁGENES

Josep María Pou, Enrique Villén, Miguel Rellán, María Pujalte, Carmen Conesa, Emilio Gutíerrez Caba, Patricia Kraus, Ángel Ruíz, Silvia Marsó, Teresa Quintero, Soleá Morente, Iván Hermes, Tricicle, Eva Marciel, Marcial Álvarez, MIguel Narros, Elena de Frutos y Bernabé Fernandez, Javier Veiga, Marta Hazas y Fele Martínez, Ana Fernandez y Cristina Marcos, Eloy Arenas, Llum Barrera, Carmen Machi, Ana Fernández, Javier Cámara, Lorena Berdún, Concha Velasco, Eleazar Ortíz, Carlos Hipólito, Amparo Baró, Ginés García Millán, Alex O'dogherty, Alicia Borrachero, Sonsoles Benedicto, Marina Seresesky, Pedro Casablanc, Cristina Marcos... Y MUCHOS MÁS que también nos dicen "¡ALEGRÍAS LAS JUSTAS!" Todos los videos en Youtube del "fenómeno" ¡Alegrías las Justas!, VER AQUI

 

 

 

“¡Alegrías las justas!” Videoclip Promocional 7 Min.

“¡Alegrías las justas!” Teatro Alfil – Entrevista Maika Jurado y Roser Pujol

Comparte los contenidos de esta web