TEATRO

La lista de mis deseos

(Estreno absoluto: 28 de octubre de 2017 en el Teatro Federico García Lorca de Getafe, Madrid.)
"Quino Falero ya nos había demostrado en anteriores proyectos escénicos que es un director que sabe coger historias con emoción que se transmiten desde el primer segundo al público." Crítica "elarcondenatalia.es"

SINOPSIS

Cuando Martina le oculta a su marido que le han tocado más de 18 millones de euros en el Euromillón, no se imagina el vuelco que va a dar su vida.
Y es que su existencia está sostenida por un marido que la adora, unas amigas que la hacen reír, dos hijos independientes que no le dan demasiados quebraderos de cabeza, y un padre que solo retiene los últimos seis minutos de cada conversación.
Se podría decir que Martina es feliz en su mercería, mientras trabaja a diario en un blog que poco a poco va aumentando el número de visitas. Y sueña con listas de deseos que espera cumplir algún día. Desde una televisión de pantalla gigante para su marido a un pela verduras. Deseos pequeños que harán su vida más grande. Y una sonrisa se dibuja en su rostro cuando imagina que las cosas siempre estarán bien. Cuando piensa que nada, ni siquiera 18 millones van a alterar su existencia.
Pero Martina se equivoca. Y mucho…

DEL DIRECTOR

“La lista de mis deseos” es un texto hermoso. Nos invita a la reflexión sobre cuáles son las cosas verdaderamente importantes de la vida. Algunas veces, se trata de cosas tan minúsculas como trascendentales, las cosas que necesitamos para ser felices de verdad. De este modo, nos recuerda la diferencia entre las necesidades que tenemos y los deseos que anhelamos.
El punto de vista del personaje nos hace cuestionarnos dónde radica la verdadera felicidad. Martina es una mujer que valora lo que tiene en su modesta vida y no se siente infeliz, sus deseos se sitúan en la cercanía, en aquellas cosas simples que nos hacen la vida más llevadera y sencilla.
Cuando inesperadamente la vida la sitúa en la desmesura, ella no sabe cómo abordarla. Quién no ha oído aquello de que el dinero ayuda a la felicidad, en la medida que nos reduce la ansiedad de tener lo que de otro modo no alcanzaríamos. Pero el verdadero problema reside en la incontrolable sed de avaricia, en la gestación de un egoísmo que hasta ahora le era desconocido, cuando la falta de solidaridad aumenta y hace inservible nuestra vieja escala de valores, desembocando en una situación inesperada en la que un día despiertas supeditado al sentimiento de posesión y a todo lo que eso conlleva. Como espectadores, asistimos junto a Martina, al debate sobre cómo conjugar el verbo “poseer” en una sociedad tan consumista como la nuestra. La perspectiva del personaje es una lección de vida, una lección de realidad, pero también una invitación a explorar dónde residen nuestros deseos.
Es un texto que nos va sorprendiendo con giros inesperados. El personaje, por muchas vueltas que le dé al hecho de cómo gestionar su riqueza material, no imagina cómo esa riqueza puede destruir los pilares de su vida. Pero el personaje intelectualmente es exquisito, Martina es una mujer sabia, una mujer que sabe conducir su historia por los vericuetos más oscuros de las ambiciones por conseguir y nos va a permitir cuestionarnos, como espectadores, esa lista de deseos que todos hemos hecho alguna vez al tentar a la suerte. Y todos tentamos a la suerte.
Quino Falero

EQUIPO

Basada en el best seller de  Grégoire Delacourt
Adaptación / Dramaturgia: Yolanda García Serrano
Ayudante de Dirección:  Sofía Monreal
Escenografía: Javier Ruiz de Alegría
Iluminación: Juanjo Llorens
Fotografía y diseño gráfico: Javier Naval
Producción: Nearco Producciones
Distribución: Iraya Producciones

Descarga el dossier de la obra (PDF)


PRENSA

  • Crítica “La lista de mis deseos” – Teatro Alameda de Málaga. Natalia Eseverri (El Arcón de Natalia. espacio Web Cultural)
    HABÍA UNA POSIBILIDAD ENTRE UN MILLÓN…Y ME TOCÓ
    Cuando llevas mucho teatro rodado, cada vez es más complicado que una propuesta te sorprenda sin que haya alguna predisposición previa para que te pueda interesar la historia que se te plantea encima de un escenario. Es sensacional ir con esa sensación neutral y completamente desnudo a que te puedas emocionar, divertir o impresionar y que el objetivo se logre desde que te sientas en el patio de butacas a ese momento inigualable de ir comentando y reflexionando acerca de los planteamientos de esa obra.
    Podríamos decir que hay una posibilidad entre un millón de que esta circunstancia suceda. Y qué placer que en “La lista de mis deseos” eso ocurra. Y con creces. En la función no sólo hay que destacar a una increíble Llum Barrera que supera cualquier obstáculo cómico como ya demostró en “Glorious, la peor cantante del mundo”, sino que se marca un personaje como es Martina que marca un antes y un después en su carrera profesional y deja sentenciado que el teatro sirve para que se mejore indudablemente la condición profesional de tantos actores como ella, que consigue a través de este texto, magníficamente adaptado por Yolanda García Serrano, que descubramos un arco de actitudes en cada gesto y buen hacer de la intérprete que determina porqué el teatro siempre es importante en nuestras vidas.
    Quino Falero ya nos había demostrado en anteriores proyectos escénicos que es un director que sabe coger historias con emoción que se transmiten desde el primer segundo al público. Aquí agarra una historia normal y cotidiana como puede ser la de la protagonista, Martina, y a través de un suceso que provoca toda la acción como es el que le toque el euromillones, navega gracias a ella en unas transiciones de dudas e inseguridades, en la que dejamos escapar una risa floja e incluso cómplice, sufrir con sus vicisitudes, sentir una empatía tremenda en todo lo que se va narrando y describiendo y analizar nuestra propia condición humana. La que pensamos que no se deja engañar por el egoísmo pero que sabemos, aunque cuesta que lo reconozcamos, que en nuestro interior también podemos cosechar esos demonios que nos hacen ser peores personas.
    Todo eso, como recalco, lo vemos en los ojos y en las palabras de Martina. La única complicación es que sea observada desde una óptica de poco habituamiento teatral, donde es más díficil que se concentre toda esa atención en todo el monólogo que este rol domina durante todo el tiempo de la función. Por lo demás, si se entra desde un principio, se te hace llevadera y corta y despiertas enseguida tu imaginación hacia lo que Llum Barrera contagia en sus silencios, en sus palabras más susurradas y en sus emociones más puras. Además es ayudada por una escenografía muy hogareña, que te hace sentir en su casa y en su mundo, y un juego de luces muy hábil que provoca que el espectador sepa exactamente en qué punto de su historia nos encontramos y qué personajes del universo de Martina van a aparecer.
    Y eso es otro síntoma de inteligencia de “La lista de mis deseos”, extraída del best seller de Grégoire Delacourt, y es que cada personaje que vamos descubriendo cobra un protagonismo necesario para el resultado tan satisfactorio de la obra. Unos más cómicos para crear distensión en la situación más dramática que vamos conociendo y otros que sacan a relucir todas las facetas de la personalidad de la protagonista y que tienen que ver con su entorno más cercano (marido, hijos o su propio padre). A todos los visualizamos y recreamos, cobran un sentido y ayudan a que esa soledad en el escenario, pueda ser más compartida para Llum Barrera y que los ubique como si, en realidad, estuvieran cerca suya y le ayudarán en su cometido de hacernos llegar toda la historia.
    Y entre esas casualidades, en la que yo tanto creo, había una posibilidad entre un millón que fuera Llum Barrera quién me hiciera sentir emociones más positivas y que me han hecho tanto pensar en “La lista de mis deseos” y qué suerte que me haya tocado vivirlas. Pura lotería teatral.

GALERÍA DE IMÁGENES

Vídeo La Lista de mis Deseos – Llum Barrera

Comparte los contenidos de esta web